viernes, 24 septiembre 2021

Tres premisas para ahora: Previsión, comunicación, y ecuanimidad

Ante la cercanía del ciclón tropical Elsa, cada territorio de Cuba debe prepararse como si el fenómeno meteorológico fuese a pasar justo por encima de él. No se trata de sobredimensionar las circunstancias, sino de estar listos para que los estragos y los imprevistos no sorprendan.

Este enfoque fue compartido en la mañana de este sábado, desde el Palacio de la Revolución, por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, quien fue categórico al hablar sobre la necesidad de informar al detalle a la población, y al expresar que “lo que sí no pueden quedar pendientes son las medidas” que deben y pueden ser tomadas ahora que todavía hay tiempo, a la espera del ciclón tropical.

Sus ideas fueron escuchadas durante la reunión conjunta del Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno para el enfrentamiento a la COVID-19, y del Órgano Económico-social del Consejo de Defensa Nacional, la cual también estuvo presidida por el Primer Ministro, Manuel Marrero Cruz, el Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular, Esteban Lazo Hernández, y el Vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa.

El primer punto del encuentro –donde a través de videoconferencia fue posible el intercambio de la dirección del país con las autoridades de todas las provincias y del municipio especial Isla de la Juventud- estuvo a cargo del Doctor en Ciencias, Celso Pazos Alberdi, Director General del Instituto de Meteorología, quien enunció que a la altura del amanecer de este domingo comenzarán a deteriorarse las condiciones del tiempo en toda la región oriental del país, panorama que se iría trasladando en horas sucesivas hacia las zonas del centro y del occidente.

El experto dijo que, según lo que van dando los pronósticos meteorológicos, de domingo para lunes el ciclón tropical transitaría por toda la región central, para después salir, aproximadamente el lunes al mediodía, por algún punto ubicado en la costa norte de Cuba.

Pazos Alberdi alertó sobre que el paso de Elsa afectará a “prácticamente todo el país”, mediante lluvias y vientos de tormenta tropical, además de los efectos de un mar embravecido, los cuales primeramente se harán sentir en el sur del oriente cubano; y luego, en la costa norte, cuando el evento meteorológico deje atrás la tierra.

Tampoco debe bajarse la guardia, explicó el Director General del Instituto de Meteorología, ante los vientos del ciclón tropical, los cuales podrán ocasionar afectaciones importantes a determinados cultivos y a varias estructuras constructivas.

El General de División, Ramón Pardo Guerra, Jefe del Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil, comentó la pertinencia de que cada medida ya precisada a lo largo del país sea correctamente implementada, y que no se pierda la perspectiva de que este es un fenómeno que nos va a afectar, ya sea como huracán o como tormenta tropical.

A propósito de la actual situación meteorológica, el presidente Díaz-Canel Bermúdez recordó el grupo de medidas al tanto de las cuales deben estar pendientes las autoridades de cada territorio, y que tienen que ver con el desmonte, almacenamiento y protección de medios o escenarios importantes como los paneles fotovoltaicos o las casas de cultivos.

Particular énfasis hizo el dignatario en los grupos poblacionales que deberán ser evacuados. Sobre el tema, recordó la lógica preocupación de las personas por sus pertenencias, por el destino que estas tomarán, y por cómo serán protegidas. Y no perdió de vista la importancia de que las autoridades territoriales, en coordinación con las fuerzas de orden interior, estén alertas para evitar hechos vandálicos, para evitar que personas inescrupulosas cometan hechos delictivos en lugares donde haya recursos materiales.

A la etapa que vendrá tras el paso de Elsa dedicó el Primer Secretario del Comité Central del Partido otras reflexiones: Inmediatamente después de las lluvias, dijo, habrá que drenar cosechas en aras de perder la menor cantidad posible de las mismas; “habrá que empezar a reponer y a cosechar lo que se pueda”.

“Todavía nos queda un tiempo que podemos ganarle al fenómeno”, apuntó el Jefe de Estado, quien no pasó por alto que las lluvias pueden ser útiles sobre todo en aquellos lugares que dependen de las aguas subterráneas para mejorar su situación hídrica.

De prepararse bien -para inmediatamente después del paso del ciclón tropical recuperarnos en la agricultura, o de las afectaciones de las viviendas-, de aprovechar todo lo hecho en situación similares y precedentes, para que no falten las soluciones, habló también Díaz-Canel Bermúdez durante la reunión conjunta.

Cifras de un huracán epidemiológico

Inmersa en tal panorama epidemiológico Cuba sigue avanzando en su intervención sanitaria, la cual ha hecho posible, como detalló Durán, que hasta el primero de julio 2 797 599 personas hayan recibido una primera dosis de Soberana 02 o de Abdala. Foto: Estudios Revolución

En Cuba, en los últimos quince días, 34 989 personas han sido diagnosticadas como casos positivos a la COVID-19, para una tasa de incidencia de 312,8 por cada cien mil habitantes. El dato fue dado en la reunión conjunta por el  Doctor Francisco Durán García, Director Nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), quien al respecto apuntó que las provincias con mayores indicadores, en orden descendente, son Matanzas, Camagüey, Ciego de Ávila, Mayabeque, Sancti Spíritus, y Santiago de Cuba.

El país, detalló Durán, acumula un total de 1 337 fallecidos por causa del nuevo coronavirus, para una letalidad de 0,67 por ciento.

Según datos al cierre de este viernes, la cifra de casos positivos se había incrementado en un cinco por ciento, en relación al día anterior, con lo cual Cuba llegó al número récord de 3 475 casos diarios. La mayor dispersión del virus –según ilustró el especialista- se ubica en las provincias de Pinar del Río, Artemisa, La Habana, Mayabeque, Villa Clara, Cienfuegos, y Sancti Spíritus (territorios que reportan casos en el cien por ciento de sus municipios).

Inmersa en tal panorama epidemiológico Cuba sigue avanzando en su intervención sanitaria, la cual ha hecho posible, como detalló Durán, que hasta el primero de julio 2 797 599 personas hayan recibido una primera dosis de Soberana 02 o de Abdala (lo cual representa el 25 por ciento de la población total del país). Igualmente pudo saberse que quienes van por la segunda dosis representan el 19,2 por ciento; y quienes ya recibieron la tercera, son el 13 por ciento.

Hacia el final del encuentro cada provincia, y el municipio especial Isla de la Juventud, explicaron mediante videoconferencia cómo marcha la batalla de enfrentamiento a la COVID-19, y también cómo se ultiman los detalles mientras se espera el paso del ciclón tropical. Otra vez el encuentro recordó que cada territorio debe trazar sus tácticas y estrategias a la medida de sus características y desafíos.

Sobre los días que vive Cuba y las grandes batallas que libra, el vicepresidente de la República, Salvador Valdés Mesa, hizo hincapié en la importancia de que, quienes tengan alguna responsabilidad, hablen mucho con las personas. La comunicación, dijo, se convierte en una premisa vital, al tiempo que se imponen la organización extrema y la ecuanimidad.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.