lunes, 27 septiembre 2021

Fusión dulcísima y consoladora de amores y esperanzas

Felicidades Cuba, la tierra de mis amores», fue el mensaje del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, al pueblo, en el día del amor y la amistad.

«“La única verdad de esta vida, y la única fuerza, es el amor. El patriotismo no es más que amor. La amistad no es más que amor”. Lo escribió Martí, que amó tanto. Felicidades Cuba, la tierra de mis amores», fue el mensaje del Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel, al pueblo, en el día del amor y la amistad.

En su cuenta de Twitter, agregó que en Cuba seguimos un ideal de amor. «Y como escribió el Che: “Todos los días hay que luchar porque ese amor a la humanidad viviente se transforme en hechos concretos, en actos que sirvan de ejemplo, de movilización”. Felicidades Patria amada», dijo, siguiendo a Martí, quien la definió como fusión dulcísima y consoladora de amores y esperanzas.

El Jefe de Estado dijo, además, que «“el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor. Es imposible pensar en un revolucionario auténtico sin esta cualidad”. Lo dijo el Che, y es como una brújula de nuestra pasión cotidiana. Felicitaciones en el día del amor y la amistad».

También, en la misma red social, envió su felicitación a las cubanas y cubanos el primer ministro Manuel Marrero Cruz, mientras la vice primera ministra, Inés María Chapman, aseguró que el amor renueva y da fuerzas, cuida y da paz, produce y construye… y convidó a que, en medio de la pandemia, cuidemos de todos con disciplina y responsabilidad, cumpliendo las medidas sanitarias. La Cancillería compartió con toda la nación la fecha, que la dedicó a quienes, en nombre de la Patria, siembran amor y vida en las más distantes latitudes del mundo.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.