Lun, 14 junio 2021

Define Miguel Díaz-Canel atributos del dirigente revolucionario en Cuba

Tenacidad, firmeza, sensibilidad, preparación política, ideológica y profesional están en los atributos que debe tener un dirigente revolucionario en Cuba, afirmó hoy el presidente Miguel Díaz-Canel. El mandatario lo expresó en el 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC), cuyos delegados laboraron hoy en tres comisiones para tratar asuntos económicos, el funcionamiento del Partido y el trabajo ideológico; así como sobre la política de cuadros.

Díaz-Canel encabezó los debates en esta última comisión en su condición de miembro del Buró Político del PCC y jefe de Estado. Al respecto opinó que quienes ocupen puestos de dirección precisan tener inquietudes sobre los problemas de la Revolución y el país, lo cual incluye sensibilidad con los asuntos que afectan a la población y el contacto constante con la gente. El gobernante instó a la elección de los mejores y más capaces para dirigir en las diversas instancias, y ponderó la modestia y humildad como condiciones inherentes a tal desempeño. Definió la política de cuadros del PCC como estratégica, que comprende procesos en los cuales se imbrican la selección, formación, evaluación y promoción de los dirigentes. Un cuadro debe ser formador de cuadros, sentenció, y agregó la capacidad de innovar y actuar sin esperar siempre «a que le digan qué hacer». El dirigente revolucionario cubano debe ser firme y tenaz ante el enemigo, subrayó. Al propio tiempo remarcó la necesidad del constante aprendizaje y el trabajo en colectivo.

Disposición para escuchar y debatir, acotó, al tiempo que defendió el principio de que los cuadros con mayores perspectivas deben tener experiencias partidistas, empresariales y administrativas.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.