viernes, 17 septiembre 2021

Un nuevo año, libre de toxinas en casa

Si acabó el año y no tuvo tiempo de limpiar de toxinas su hogar, solo han pasado varias horas de 2021, tiempo aun para realizar el proceso de desintoxicación.

Muchos han sido los meses que la COVID-19 condenó a la humanidad a ser precavida y a que la gran mayoría de los seres humanos quedaran en casa confinados, aparecieron entonces nuevas maneras de trabajar desde la casa y aportar así al desarrollo y a la economía. Esto propició que aun cuando se cumplían horario y contenidos de trabajo, se podía combinar con tareas domésticas.

Luego llegaron las vacaciones de navidad y fin de año. Oportunidad también para hacer en casa aquello que las rutinas laborales fuera del hogar, limitan; pero si ud tampoco en esos días tuvo el tiempo disponible para desintoxicar el hogar, aún está a pocas horas del inicio de 2021, y puede buscar la ocasión para hacerlo, y así iniciar el año sin toxinas en casa.

Para ello solo tiene que conocer que se consideran toxinas de la casa, estas las aprendí en varios trabajos publicados en internet y comprendí que era cierto al comparar con mis rutinas.

Ve al guardarropa y saca de él las prendas que ya no usas porque ya no están en tu talla o en moda. Es bueno deshacerte también de las manchadas y rotas. Puedes detenerte y las que no te sirven y tienen calidad para donarlas o venderlas, el resto reutilizar en paños de manos u otras manualidades, y también por qué no, enviar al basurero.

También en tu zapatera encontrarás aquellos zapatos que no reparaste nunca y ya no lo harás y puedes tirar.

Similar procedimiento realiza en cada closet del resto de la familia, aunque cada cual puede hacerlo por sí solo, excepto los pequeños, pero que si pueden ayudar y aprenden.

Otra parte del tiempo dedícalo al resto de las habitaciones de la casa; elimina los objetos que perdieron su color, belleza o están rotos. Trastos que llaman al pasado y ya no adornan. Relojes viejos, deteriorados y rotos que al detenerse detienen tu tiempo y no avanzas.

Notas viejas y comprobantes que al culminar el año ya caducaron o perdieron su valor. Recibos y revistas antiguas. Libros de cuentos que ya no leen los pequeños, o de colorear que ya no queda espacio para eso.

Revisa las plantas y elimina las hojas muertas o enfermas, trasplanta aquellas que puedas salvar y las otras tómalas como abono, y así le das un nuevo uso.

Si tienes hijos/as replantéales el espacio de los juguetes y aquellos que rompieron, no usan y no funciona, también retíralos del hogar.

Si sigues estos consejos de seguro notarás que la salud mejora, crece tu creatividad, liberas capacidad en armarios, closet y gavetas para dejar entrar lo nuevo y con ello mejora también las relaciones con los miembros del hogar a los que no tienes que insistir en un buen tiempo por el orden; así el humor de todos mejora.

En esa limpieza general busca cajas y utiliza para la nueva organización que acabas de realizar. Recuerda comenzar por cajones y armarios y concluye cada pieza y habitación de tu hogar, hazlo a tu ritmo, sin apuros. No olvides marcar la diferencia teniendo en cuenta lo que va a la basura, lo que necesita arreglos, o trasformación y reciclaje, y lo que vas a donar.

Mientras realizas la limpieza y el orden, observa lo que cambia en ti. A medida en que limpiamos nuestra casa física, también colocamos orden a nuestra mente y corazón. Al practicar el desapego a las cosas materiales que ya no te sirven y que solo llenan tu espacio, verás que poco a poco te sentirás aliviada y mejor, eliminaste las toxinas que oscurecían la casa y tu vida.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.