martes, 21 septiembre 2021

El delicado arte de comer

Los modos de comer y las costumbres alimentarias se han trasmutado a partir de la influencia cultural, el desarrollo científico-técnico y los cambios económicos.

Los modos de comer y las costumbres alimentarias se han trasmutado a partir de la influencia cultural, el desarrollo científico-técnico y los cambios económicos.

Los modos de comer no han sido los mismos a través del tiempo, las costumbres alimentarias y los modos de ingerir se han trasmutado a partir de la influencia cultural, el desarrollo científico-técnico y hasta los cambios económicos. Sin embargo, uno de los símbolos de la civilización a lo largo de la historia ha sido transformar la necesidad primaria de alimentarse en un acto social, de ahí la necesidad de prestar atención a cada uno de los detalles.

Precisamente el cuidado a la hora de sentarnos a la mesa constituye uno de los principales signos de educación y respeto, además de convertir en un acto agradable una necesidad básica del ser humano. Por ello se deben seguir una serie de recomendaciones que por la premura de los tiempos modernos, muchas veces se pasan por alto:

1 A la hora de sentarnos, debemos hacerlo a una distancia conveniente de la mesa.

2 Los pies siempre deben reposar sobre el suelo, a la vez que los codos deben permanecer fuera de la mesa y unidos al cuerpo.

3 Nunca debemos inclinarnos sobre el plato.

4 No es conveniente balancearnos en la silla ni apoyarnos en la del vecino.

5 Es importante servirnos con moderación, y resulta preferible hacerlo dos veces que llenar con exageración el plato.

6 La servilleta se usa con la mano izquierda, y debe emplearse antes y después de tomar algún líquido para evitar dejar manchados vasos y copas.

7 El tenedor debe sostenerse firme a mitad del mango para ejercer la presión necesaria para partir los alimentos que no necesitan cuchillos.

8 Debemos cuidar no hacer ruidos a la hora de sorber sopas o potajes.

9 Es importante comer siempre con la boca cerrada y sin hacer ruidos, una práctica que si no se corrige en la niñez, se arrastra para toda la vida.

10 Nunca debemos jugar con los cubiertos y menos aún maquillarse, peinarse o arreglarse mientras estamos sentados a la mesa.

El descuido en el uso de cubiertos, el acto de sentarse frente al televisor con el plato en la mano o conversar al mismo tiempo que masticamos, lamentablemente se han convertido en hábitos frecuentes en no pocos hogares, lo que no solo atenta contra la correcta ingestión alimentaria desde el punto de vista biológico, sino que denota, desde lo más íntimo del individuo, la carencia de educación. Con más sugerencias al respecto, regresaremos pronto.


Carmen Milagros Martín Castillo

Periodista Licenciada en Periodismo por la UCLV 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán, amante del universo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.