jueves, 16 septiembre 2021

Dejemos el café para más adelante

Quizás porque soy de las que gusto beber café, es que deseo una taza de este delicioso néctar para el reencuentro con las amistades y seres queridos después de que se acabe la pandemia.

Quizás porque soy de las que gusto beber café, es que deseo una taza de este delicioso néctar para el reencuentro con las amistades y seres queridos después de que se acabe la pandemia. No quiero adelantarlo porque sé que aún no es el momento, pero si prefiero que así sea.

En mi caso, beber café no es un vicio, pero si lo necesito para un amanecer feliz y como bebida preferida para compartir con las amistades. De ahí que te propongo compartir una buena taza de café en la cita tras pandemia.  

No quiero con esto, incitar a las reuniones y conglomeración de personas. No. Soy de las que comparto la idea de no hacerlo por ahora, incluso de cambiar nuestras conductas a partir del momento en que nos dimos cuenta que somos todos tan vulnerables cuando de la salud se trata.

Un microscópico virus nos alejó de la vida social y mató a millones de personas en todo el mundo y aún está matando a muchos. Por eso el distanciamiento físico es tan necesario en la actualidad.

Sólo sugiero esta deliciosa bebida para la ocasión en que podamos, en pequeños grupos (dos o tres personas, con las medidas protocolares), compartir.

Aunque por estos días comienza en muchas provincias del país el paso a la “nueva normalidad” y regulada diría yo. Considero que con disciplina podemos comenzar a llevar una vida diferente a la de hace más de 100 días, pero sin excesos. De hecho, no creo que aún sea el momento para degustar este delicioso néctar.

Villa Clara es de las que reabre algunos establecimientos y comienza la funcionabilidad de la provincia con sus limitaciones, según los protocolos de cada fase en Cuba. Pero dejemos el café para más adelante.

El néctar negro de los dioses blancos, como le dicen mucho,s es una bebida que tomada moderadamente intervienen sus propiedades positivamente en la salud. De ahí que es la bebida que propongo para celebrar el reencuentro.

Múltiples son las propiedades escritas sobre él, se habla de que disminuye el riesgo de padecer cáncer, reduce los síntomas de la enfermedad del Parkinson. Se asegura que mejora las la alergias y el asma y otras tantas enfermedades.

Si es cierto que la cafeína de este grano estimula el sistema nervioso, facilita la coordinación, mejora el estado de ánimo y aumenta la motivación. También incrementa el vigor, la resistencia y la rapidez, lo que se traduce en una disminución del cansancio.

Aporta gran cantidad de antioxidantes y hay quien asegura que con solo olerlo se le disminuye el estrés y lo hace feliz. A mí también me hace sentir bien. Claro tomado moderadamente, sin excesos.

Una taza o dos en el día sería lo ideal, y hay literaturas que afirman que hasta cuatro al día pueden ser beneficiosas. Pero como no soy experta, sugiero tomarnos un café cuando la COVID- 19 no los permita. Mientras, quédese en casa el mayor tiempo posible, y así acercamos más el encuentro. Y si sintió deseos de beberlo ahora mismo, pues bébalo ud, sola/solo en casa. Ya habrá oportunidad para el reencuentro.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.

3 comentarios

  1. Muy bonita la cronica pero si invito a alguien a mi casa a tomar cafe y el que le brindo es el de la bodega creo que lo tomaria como una ofensa pues ya no hay manera de hacerlo para mejorarlo si no es ligandolo.

  2. Más bien tomaremos café cuando esté se deje tomar 😁, unas veces por su procedencia otras veces por su presencia ante la ausencia. 😉