viernes, 17 septiembre 2021

Datos curiosos sobre el arroz

Considerado uno de los cereales más completos dentro del cuadro de alimentos, el arroz constituye el alimento básico de una parte muy importante de la humanidad, y su cultivo está estrechamente unido al desarrollo alimentario de diversas sociedades.

Considerado uno de los cereales más completos dentro del cuadro de alimentos, el arroz constituye el alimento básico de una parte muy importante de la humanidad, y su cultivo está estrechamente unido al desarrollo alimentario de diversas sociedades.

Considerado uno de los cereales más completos dentro del cuadro de alimentos, el arroz constituye el alimento básico de una parte muy importante de la humanidad, y su cultivo está estrechamente unido al desarrollo alimentario de diversas sociedades.

Actualmente existen cerca de diez mil variedades, agrupadas en la subespecie índica, que suele cultivarse en los trópicos, y la japónica, que se puede encontrar tanto en los trópicos como en las zonas de clima templado y que se caracteriza por su alto contenido en almidón del tipo amilosa (arroz glutinoso).

Este cereal aporta muy poca cantidad de grasa, que representa tan solo un 0,2% de su contenido en nutrientes y, como todos los alimentos de origen vegetal, no contiene colesterol. La proteína del arroz está presente en un 7%, y es deficiente en un aminoácido esencial, la lisina. No obstante, combinándolo con otros alimentos, como las legumbres, se puede obtener una proteína de excelente calidad proteica, al complementarse sus aminoácidos.

Respecto a su contenido en minerales, destaca la presencia de magnesio, fósforo y potasio. Igualmente, es interesante su aporte en vitaminas del grupo B, sobre todo vitamina B1 o tiamina, además de B2, B6, E y sobre todo ácido fólico y niacina, siendo pobre en vitamina C, D y A. En el caso de que el arroz sea integral, el contenido en ácido fólico se multiplica por 20 y el de niacina por 2. No contiene gluten, por lo que es un alimento muy indicado para personas con intolerancia al gluten y niños de corta edad.

El arroz es un cereal sano y nutritivo y, como tal, se recomienda su consumo varias veces a la semana en el contexto de una dieta equilibrada. Además posee varias propiedades saludables a nivel de varios órganos y sistemas de nuestro organismo:

  1.  Regulación del tránsito intestinal. La bondad del arroz sobre la salud se manifiesta especialmente en la regulación del tránsito intestinal. Ayuda a combatir tanto el estreñimiento como las diarreas que acompañan a algunos cuadros intestinales. Su acción astringente lo convierte en un remedio natural y eficaz ante los episodios diarreicos que acompañan a los procesos de gastroenteritis y en el caso de diarreas infantiles. En el caso del arroz integral, la mayor presencia de fibra alimentaria resulta muy beneficiosa para conseguir una correcta función intestinal en personas que padecen de problemas intestinales (colon irritable).
  2. Recomendado en la enfermedad celíaca. Además, el arroz no contiene gluten, por lo que es un cereal que puede ser consumido por personas con celiaquía (intolerancia al gluten), evitando los problemas que podría ocasionar en estas personas la ingestión de otros cereales, como el salvado de trigo.
  3. Un alimento para el corazón. El arroz, igualmente, es un alimento aconsejado en la dieta de personas hipertensas, debido a su bajo contenido en sodio y la presencia de potasio, que favorece la eliminación de líquidos y la producción de orina. En el caso del arroz integral, su contenido en fibra y fitosteroles, como el gamma-oryzanol, puede resultar beneficioso para el sistema cardiovascular al contribuir a normalizar los niveles elevados de colesterol en plasma. Hay estudios científicos que demuestran como el gamma-oryzanol presente en el arroz disminuye los niveles elevados de LDL («colesterol malo») e incrementa los niveles de HDL («colesterol bueno»). Sin embargo, los estudios existentes hasta la actualidad resultan insuficientes para confirmar esta potencial acción saludable y la existencia o no de posibles efectos secundarios de la administración de este principio activo en las dosis necesarias para tal efecto.

El arroz es un alimento que admite las más variadas preparaciones, tanto en dulce como en salado, pero es caprichoso en su comportamiento. He aquí algunos trucos:

  • Arroz más blanco: para que el arroz quede más blanco, añádale unas gotas de limón al agua de cocción.
  • Arroz más suelto: para que el arroz quede más suelto, añádale un chorrito de aceite. Otro truco es mantener el fuego fuerte durante los primeros 5 ó 7 minutos (hasta que comiencen a verse los granos) y posteriormente vamos bajando el fuego hasta finalizar la cocción. 
  • Recalentar el arroz: la mejor forma de recalentar el arroz y que no se reseque es hacerlo al vapor. Para ello pon el arroz en un colador y colócalo encima de una olla con agua hirviendo.
  • Arroz más aromático: si se desea un arroz cocido con un sabor más aromático, añádale al agua hirviendo un poquito de hierbas aromáticas espolvoreadas o en ataditos.
  • Medidas de agua y arroz: para hacer un arroz seco o una paella, la relación perfecta es una medida de arroz por dos medidas de agua o caldo. Para los arroces caldosos hay que aumentar la cantidad de agua o caldo de modo que se añaden dos medidas y media de agua por una de arroz.
  • Para que no se pegue: no es aconsejable remover el arroz una vez que empiece a hervir el caldo porque se pueden abrir los granos y pegarse.
  • Arroz más sabroso: si quiere que el arroz quede más sabroso y algo más entero, ahógalo antes en el sofrito y luego añádale el caldo caliente.
  • «Mal cocinado pero bien reposado»: el reposo de los arroces secos es importante. Para ello, tapa el arroz con un paño poco humedecido y déjalo de 5 a 8 minutos aproximadamente.

Los tiempos de cocción: varían según el tipo de arroz y del recipiente que se utilice:

  • Arroces secos: en paella, 18 minutos de cocción; en olla exprés, de 8 a 10 minutos de cocción; al horno, 20 minutos a 200ºC.
  • Arroces caldosos: sobre los 15 minutos de cocción, pues hasta que se enfría lo suficiente como para poder comerlo pueden pasar unos 5 minutos.

Carmen Milagros Martín Castillo

Periodista Licenciada en Periodismo por la UCLV 2012. Editora del sitio web de Telecubanacán, amante del universo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.