Vie, 18 junio 2021

La vida en 64 casillas

Para quien desde los cinco años de edad anda por los rincones de la casa con un tablero a cuestas, obviamente el ajedrez significa más que un juego.

Podría decirse que Roxangel Obregón García aprendió a mover los trebejos antes de deletrear sus primeras palabras, o antes de calcular sus primeras sumas correctas. Trece años después ya ha movido alfiles por toda Cuba, incluso fuera de la frontera nacional.

Y siempre regresa a su querido Falcón, pequeño pueblo de la geografía placeteña donde la esperan torneo tras torneo con o sin medalla, donde le llaman cariñosamente “Tití”, y donde yo también la conocí, ensimismada como de costumbre en un tablero de ajedrez.

Ya Roxangel no es la niña de cinco años a la que prácticamente no le cabía un peón en la mano, ahora esta joven de 18 sabe lo que es sumar puntos dentro y fuera de Cuba. No obstante, la pausa generada por la COVID-19 ha exigido de ella nuevos esfuerzos:

«Desde marzo de 2020 tuve que incorporar el juego online, ya que esta era la única manera de estar activa; he aprovechado todo el tiempo en casa para perfeccionar mi ajedrez en todas sus áreas incorporando la práctica».

Me comenta que a pesar de los nuevos contextos, “sin dudas” prefiere el tablero tradicional, y ese “sin dudas” lo deja claro: «en el juego online existen factores negativos como la conexión, o la velocidad que atentan contra el resultado».

Sin embargo la Obregón no es de las que teme a los retos, eso ya lo ha demostrado, y tras la pantalla de una PC se enfrenta cual si cara a cara a rivales de otras geografías desafiando incluso su propia edad:

«Estos eventos online han sido importantes para mi preparación. Todos me han dejado una enseñanza durante este tiempo; pero guardo especialmente en mi recuerdo jugar en la Liga Argentina y en la Olimpiada Mundial  representando el tablero sub20 años».

A Roxangel no le gusta hablar de títulos, me di cuenta hace par de años cuando la entrevisté por primera vez. Entonces antes de esta nueva charla (que fue vía online) le prometí no hablaríamos de lo mismo, pero me traicionó la pregunta que nunca he dejado de hacerle y con la que he logrado respuestas diferentes, cada una un listón más alto que la anterior.

¿Cuál es el momento (o el título) que más has disfrutado?

«Un momento que guardo con mucho agrado es el Torneo Internacional Capablanca in Memoriam celebrado en 2019, donde  conseguí  sobrepasar  los 2300 puntos ELO, ganando así el certamen femenino y logrando mi última norma de Maestra Internacional».

Y como lo prometí no me voy a detener mencionando la brillante trayectoria de esta jovencita que viene acumulando buenos resultados en los Escolares, Guillermitos, Nacionales, e incluso centroamericanos; de ella prefiero destacar la sencillez muralla por encima de los títulos y ese sentimiento encontrado hacia cualquier dispositivo de grabación para hacer las entrevistas.

«De forma inmediata la expectativa es  estar en casa con todos los cuidados requeridos, seguir concentrada en los entrenamientos, tener paciencia, saber que en algún momento la pandemia culminará por fin y poder poner en práctica todo lo aprendido en tiempos de pausa»

También extraña Roxangel la vida agitada de antes, la sonrisa sin nasobuco y los viajes hasta Santa Clara para recibir sus clases. Y nosotros, los que la hemos visto poner el alma a cada torneo, extrañamos verla en su quehacer sin pantalla mediante; con manos en la sien y calculando la próxima jugada, de blancas o negras pero en el tablero, siempre allí. Ya no hay manera de imaginarse a Roxangel alejada de las 64 casillas.


Haylem Barroso

Estudiante de Periodismo Estudiante de Periodismo UCLV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.