miércoles, 17 julio 2024

Las lecturas de Juego de Tronos

Luego de siete años anunciando la llegada del invierno, por fin Juego de Tronos llega a su última temporada y moviliza a seguidores, críticos y fanáticos.

Luego de siete años anunciando la llegada del invierno, por fin Juego de Tronos llega a su última temporada y moviliza a seguidores, críticos y fanáticos.

Luego de siete años anunciando la llegada del invierno, por fin Juego de Tronos llega a su última temporada y moviliza a seguidores, críticos y fanáticos.

Convertida en uno de los productos televisivos más taquilleros de todos los tiempos, la serie provoca una especie de histeria colectiva que asombra tanto a quienes la viven como a los pocos que no la conocen.

Con dos capítulos de la última temporada ya vistos y otros cuatro por emitir, esta producción destaca por el amplio movimiento comercial, cultural y de comunicación creado alrededor de cada capítulo. No son pocos quienes sufren por ellos y viven cada entrega como el momento más importante de la semana.

De hecho, luego de cada emisión las redes sociales se convierten en verdadero campo de batalla y los memes, análisis y spoilers enseguida se convierten en tendencias mundiales. La cifra de 17.4 millones de espectadores solo en el primer capítulo de la última temporada demuestra cuánto impacta en las personas.

Indiscutiblemente Juego de Tronos es un extraordinario producto televisivo. Grandes locaciones, una historia compleja, intensa y profunda, junto a espectaculares efectos especiales, se mezclan para ganar los aplausos de millones.

Sin embargo, vale la pena preguntarse también cuánto influyen las estrategias de marketing en la construcción de una gran masa de fanáticos que, por ejemplo, no duda en aprender el ficticio idioma Valyrio para estar a tono con el momento.

Posicionamiento de marcas, el uso de influencers en Internet, el empleo de frases remarcadas como El invierno se acerca, o de campañas publicitarias alrededor de la serie o sus protagonistas, contribuyen a fomentar expectación y convertir cada nueva emisión en un fenómeno mundial.

Aunque parece algo novedoso, el fenómeno de Juego de Tronos ya se vio con otras producciones como la Guerra de las Galaxias o Viaje a las Estrellas, convertidas en obras de culto que trascienden el tiempo. Así sucederá también con esta serie donde dragones, muertos vivientes, guerreros y reyes se mezclan en un producto de innegable calidad.  

Entonces, cuando arrecie el invierno y se decida la batalla entre los caminantes blancos y los defensores de los siete reinos, cuando el trono de hierro tenga finalmente un definitivo dueño, cuando en pocas semanas termine la serie más exitosa de la última década, bien vale la pena reflexionar sobre cuánto nos dejó y cuánto subsiste detrás de la euforia que despierta.


Yunier Javier Sifonte

Periodista Graduado en Periodismo por la UCLV 2016; es periodista polivalente y prefiere el análisis de los hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *