lunes, 29 noviembre 2021

El Mejunje lucha por la vida

La vocación de servicio social y de mejoramiento humano del Centro Cultural El Mejunje de Santa Clara, que lidera el teatrista Ramón Silverio, no parece encontrar límites y además se ubica en el centro de las problemáticas de cada momento.

Desde hace unos días la ya emblemática institución santaclareña es la sede y gestora del proyecto Santa Clara por la Vida cuyo objetivo es brindar apoyo alimenticio y de otros insumos a personas en desventaja social y otros afectados por la COVID-19.

La idea inicial partió de la escritora y editora Déborah García Morales y hoy son muchos los ejecutantes, sobre todo jóvenes, que lo mismo preparan alimentos, los donan, los llevan hasta la propia vivienda de los necesitados y promocionan la idea para que se sumen otras personas.

«Hay gente que me dice que tiene que venir a aportar a este proyecto porque es lo único que le hace sentir mejor en medio de todo lo que está pasando», dice Déborah quien agrega: «entre los que se ofrecen y hacen, hay personas que han perdido a seres queridos o tienen alguno ingresado, pero no dejan de aportar porque lo asumen como una forma de curarse del dolor».

Un derroche de solidaridad se vive cada día en el Mejunje y camina por diversas calles de Santa Clara, llevando alimentos, ropas, productos de aseo y medicinas a todo el que pueden.

silverio y voluntarios del mejunje

Es muy estimulante ver que la mayoría de los actuantes son jóvenes, muchos de ellos estudiantes universitarios, que vieron por las redes sociales la convocatoria del Mejunje y enseguida respondieron con su trabajo.

Alejandro González Curbelo es uno de ellos. «Yo me paso la vida en las peñas del Mejunje, sobre todo las de trova, y entonces cómo voy a fallarle ahora a esta institución que siento como mi casa, aquí hago lo que me manden y me mantendré mientras dure esta contingencia.»

También resalta que los traslados se hacen en transportes propios, sobre todo motorinas, de personas que se habían ofrecido y no tenían como realizar su ofrecimiento y este proyecto les ha dado la oportunidad.

Puentes de Amor se tienden en Santa Clara. También llegan aportes monetarios desde Cuba y del exterior, sobre todo de cubanos que practican la solidaridad y confían en El Mejunje donde tanto los recursos y dineros donados, como los entregados, se plasman en una contabilidad sencilla pero transparente al alcance de todos.

Todos los días, entre las nueve de la mañana y las doce del mediodía se reciben las donaciones en el propio Mejunje para posteriormente hacerlas llegar a las viviendas, aunque también hay personas que se llegan hasta la institución para solicitar, y recibir en caso que haya, las medicinas que necesitan.

Ramón Silverio, director del Mejunje, sentencia: «aquí se ha visto a Cuba, su gente, la calidad humana del cubano, del villaclareño, sin importar preferencia sexual o criterio político,  aquí se ha visto unidad y el deseo de ayudar y también la confianza que la gente tiene en el Mejunje que es una institución para unir y que ya ha aportado en otros momentos duros tras el paso de ciclones».


Hilda Cárdenas Conyedo

Periodista Licenciada en Filología 1988 por la UCLV ama el arte y sus manifestaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *