¿Educar o re-educar a la familia cubana actual?

Visto: 48
Comentarios: 0
sociedad

“Mis compañeras no hacen nada en su casa, ellas tienen dinero y pagan una empleada”, así me respondió mi hermana, una adolescente de 14 años de edad cuando la insté a que ayudara en las labores hogareñas. En la Cuba actual, existen familias con diferentes estatus económicos, ello es una realidad que se ha acentuado más con la apertura del Turismo en el país, las Misiones Internacionalistas y un fenómeno muy fresco: el Cuentapropismo; es cierto que han aportado grandes ingresos a nuestra economía y al analizarlos con profundidad parecen ser decisiones muy acertadas; pero no pretendo realizar un análisis de carácter económico o político del asunto, sino aclarar algunas de las realidades que lo transversalizan.

Profundizando en el tema en cuestión, es necesario aludir a un populismo del buen cubano: “El hombre piensa como vive” y siendo así existe un problema que se manifiesta en la vida cotidiana de todos: la economía hogareña. Estoy convencida de que sabe que la familia tiene una enorme responsabilidad: la crianza de los hijos, al ser el primer espacio de socialización que tienen los infantes. Es cierto que dentro de una de las funciones de la familia está la económica, en cambio, existen otras y desde mi punto de vista, la educativa es fundamental. Si permitimos que nuestra economía modifique nuestros valores, los infantes serán meros reproductores de nuestros estilos de vida y peor aún de nuestros estilos educativos. Responsabilidad, dedicación, disciplina, amistad, cortesía, consideración, amor son palabras que deben incluir los padres en su ABC diario para ofrecer ejemplos a sus hijos.

Educar es la palabra de orden, atravesamos momentos en que se cuestiona la existencia de una “crisis de valores” cuya expresión se materializa en todos los contextos; reflexionemos sobre nuestros comportamientos al respecto, cuestionémonos la formación que reciben hoy día nuestros “príncipes enanos”.

No hay publicado ningún comentario. Sé el primero en empezar el debate.

Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.