Mié, 24 febrero 2021

La extinción mediática de la jutía rata

Para algunos medios de prensa y muchos cubanos, la jutía rata se extinguió y pasó a la caja del olvido tras el paso del huracán Irma por Villa Clara, en septiembre del 2017. Es cierto que el mega evento natural barrió sus refugios en Cayo Fragoso y corrió como pólvora ardiente la noticia de la desaparición de este animal antes que una nueva y apresurada expedición halló evidencias de que algunos ejemplares sobrevivieron.

La jutía rata fue bautizada así debido a su pequeño tamaño. Posee una larga cola, pelaje abundante y le caracteriza una cabeza coronada por orejas en forma de punta. Vive en nidales en los que se han hallado entre 1 y 15 individuos faltando estudios genéticos para determinar cómo se relacionan entre sí. Es un animal prácticamente desconocido para los villaclareños.

Antes de Irma, se contabilizaban 88 madrigueras y se estimaba una población superior a los 1000 ejemplares, sobre todo en la zona del Bocoy que resulto prácticamente barrida por las olas.

Las expediciones actuales han hallado la mayor parte de los nuevos nidales en el Canal de Barlovento, zona que resulto menos afectada por el ciclón y que les ofrece alimentación y refugio. Actualmente se contabilizan 150 refugios donde el roedor se protege de la depredación de gavilanes y otras aves rapaces. Estos tímidos animales resultan víctimas colaterales de la caza furtiva -con el empleo de perros-, de su pariente, la jutía conga, práctica que no se ha logrado erradicar.

«Realizar un estimado poblacional es complicado», me aseguró Ernesto Hernández Pérez, especialista del refugio de fauna Lanzanillo-Pajonal-Fragoso con el que sostuve una larga charla sobre el animal hace algunos días. «Resulta necesario colocar trampas y aventurar cifras promedio a partir de las poblaciones estudiadas. Actualmente se han hallado 150 guaridas y la población pudiera rebasar los 600 individuos»…

La jutía rata vive bajo la impredecible amenaza de las iras de la naturaleza y del ser humano, que con su accionar facilita los cambios globales que llevan a la aniquilación de la especie. En las próximas semanas se anuncia una expedición a Cayo del Indio donde especialistas de Flora y Fauna realizaron hace algunos años introducciones del animal para expandir su presencia en el norte de Villa Clara.

En un mundo tan cambiante e inestable como el de hoy, este tipo de acciones que pudiéramos calificar como la evacuación de especies provenientes de ecosistemas vulnerables, ayudan a enfrentarnos a los problemas actuales y situaciones adversas por venir en el futuro.

Cayo Fragoso ya no es la barra continua de tierra que era al norte de Villa Clara. Irma lo fraccionó y este proceso no parece detenerse. Por el momento todos somos felices. Reaparece la jutía rata de su extinción mediática, la naturaleza y los ambientalistas del territorio aún no ha dicho la última palabra.


Arnaldo Díaz Jiménez

Director de Televisión en Telecubanacán Graduado de Lenguas Extranjeras 1987 se interesa por el desarrollo científico y medioambiental. Es Realizador del Programa de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.