Vie, 26 febrero 2021

COVID-19 en el mundo: Aumentan casos en Inglaterra, vacunas siguen llegando a varios países

La incidencia de la COVID-19 aumentó en Inglaterra durante los últimos días, con una estimación de 645 800 personas contagiadas (una de cada 85) en la semana que concluyó el 18 de diciembre, según la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) de ese país. Mientras, continúa generando noticias la llegada de vacunas distintas a varias naciones.

“El porcentaje de personas que dio positivo ha seguido aumentando drásticamente en Londres, el este de Inglaterra y el sureste. Londres tiene ahora el porcentaje más alto de personas que dan positivo”, informó la ONS.

La prevalencia en la semana anterior fue de 1 en 95, según la ONS.

Por su parte, el servicio Testeo y Rastreo de Inglaterra dijo este jueves que registró un aumento semanal del 58% en el número de casos positivos de COVID-19 detectados.

Según indicó, en la semana del 10 al 16 de diciembre, 139 332 casos positivos fueron transferidos a sus trazadores de contacto, un 88.1% de los cuales fueron contactados y se les orientó que se autoaislaran, una leve alza respecto al 87.5% de la semana anterior.

La proporción de contactos de casos positivos alcanzados se mantuvo constante en el 92,6%, afirmó.

Este jueves, Brasil se sumó a decenas de otras naciones y suspendió los vuelos desde el Reino Unido durante un tiempo indeterminado, debido a la nueva cepa de coronavirus que ha sido detectada en ese país, informaron fuentes oficiales.

La medida fue publicada en el Diario Oficial, estará en vigor a partir de este viernes y es extensiva a todos aquellos extranjeros que han pasado por el Reino Unido durante los últimos 14 días, señaló la publicación.

Desde el país sudamericano se conoció que Sao Paulo, el estado más afectado por la pandemia de COVID-19, recibió este jueves 5.5 millones de dosis de la vacuna desarrollada por el laboratorio chino Sinovac, que todavía no puede ser aplicada pues aún se desconocen los datos de sus estudios clínicos.

Se trata del tercer lote de la llamada Coronavac que reciben las autoridades de Sao Paulo, que se han asociado a Sinovac y al Instituto Butantan, uno de los mayores centros de investigación de Brasil, para la experimentación y producción de esa vacuna.

Un primer lote de vacunas de Pfizer-BioNTech llegó en avión este jueves a Santiago de Chile con 10 000 dosis que comenzarán a inocularse durante esta jornada al personal sanitario de las regiones más afectadas por la pandemia.

De esa forma, Chile se convirtió en uno de los primeros países de América Latina en recibir las primeras dosis de Pfizer después de México y Costa Rica.

El lote, informaron las autoridades chilenas, será repartido entre tres hospitales de la capital donde la vacunación comenzará este mismo jueves y donde se pretende inocular a un tercio del personal sanitario de las unidades de cuidados intensivos.

El resto de la carga se enviará en avión hasta las sureñas regiones de La Araucanía, Biobío y Magallanes, las más afectadas por el virus, donde se comenzará a vacunar este viernes  al personal médico.

Otro cargamento llegará con otras 10 000 dosis la próxima semana y se continuará el proceso con envíos semanales hasta completar los diez millones que tiene Chile reservados con Pfizer.

Se estima que la vacuna, que será gratuita y voluntaria, llegue a los adultos mayores y los enfermos crónicos, que representan aproximadamente cinco millones de personas, durante el primer trimestre de 2021. El resto de la población, cerca de 15 millones de chilenos, la podrá obtener durante el primer semestre de 2021.

El país austral, que supera los 590 000 casos y acumula 16 228 decesos, fue uno de los primeros países de Latinoamérica en autorizar, el pasado 16 de diciembre, el uso de la vacuna de Pfizer, que será gratuita y voluntaria.

Chile también ha suscrito acuerdos el laboratorio chino Sinovac, el grupo Janssen de Johnson & Johnson o AstraZeneca en colaboración con la universidad de Oxford, además de pertenecer a la plataforma COVAX Facility, de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Entretanto, unas 300 000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V fueron recibidas en la mañana del jueves en Argentina, que aprobó este miércoles su uso “con carácter de emergencia”.

En un vuelo especial de la línea aérea de bandera Aerolíneas Argentinas desde Moscú, las vacunas llegaron al aeropuerto internacional de Ezeiza, en los suburbios de Buenos Aires, según testigos de Reuters y las imágenes que mostró la televisión local.

Las autoridades esperan aplicar las primeras dosis en los próximos días en Argentina, que acumula 1 563 865 casos de coronavirus, con 42 314 muertes.

El regulador de Argentina fue el miércoles el segundo en el mundo en aprobar la vacuna Sputnik V, después de que Bielorrusia lo hiciera. El país austral había aprobado esta semana también la vacuna producida por la empresa Pfizer.

Italia comienza cuarentena de Navidad

En Italia comienza este jueves una cuarentena de Navidad, con todo el país en “zona roja” hasta el 27 de diciembre, tras las compras de último momento realizadas el miércoles en los negocios, que desde esta jornada están cerrados por decreto.

En las grandes ciudades, las principales calles de tiendas fueron cerradas por las autoridades, desde Milán a Roma y Turín. Y aunque los comercios protestan por los cierres, las autoridades están decididas a intensificar el control de respeto a las reglas.

El presidente del Consejo de Ministros, Giuseppe Conte, aseguró que las medidas de Navidad podrían permitir afrontar enero “dosificando las medidas solo donde sea necesario, entre zonas amarilla, naranja y roja”.

La pandemia superó en Italia el umbral de los 70 000 muertos y está en una “fase descendente pero desacelerada”, según el presidente del Instituto Superior de Sanidad, Silvio Brusaferro.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.