Lun, 30 noviembre 2020

Cuidarlos y protegerlos es prioridad de todos

Al ser Cuba es uno de los países latinoamericanos más envejecidos, la rapidez con que se ha transformado nuestra pirámide poblacional constituye una preocupación para los años futuros. De ahí que existen programas de atención especializada para lograr que el adulto mayor cubano tenga una vida plena.

Estrella, Ramona y María son mis vecinas y comentan sentirse protegidas aun cuando la COVID -19 se convirtió en pandemia y azota a Cuba al igual que a más de 185 países del Orbe.

Revisando últimas estadísticas encontré que la cifra de contagiados en el mundo supera los 39 millones 774 mil 902 y un millón 110 mil 902 fallecidos. Mientras que en Cuba el acumulado es de 6 mil 258 casos en el país, de ellos se mantienen ingresados confirmados 349 (5,6%), 341 el (97,7%) con evolución clínica estable.

Se reportan en nuestro país 127 fallecidos (dos del día), dos evacuados, 12 altas del día, se acumulan 5 mil 780 pacientes recuperados (92,4%), tres críticos y cinco graves, según datos publicados por el colega del periódico Vanguardia Ricardo Rodolfo González.

Al inicio me sentí muy asustada y pensé que era el fin, pero ya me siento protegida, aseguró Ramona, quien continúa dando elementos que la hacen sentirse así. Estrella Y María por su parte, son de pocas palabras y solo agradecen a los vecinos que las ayudan y están al tanto de saber cómo amanecen cada día y sesolidarizan con qué necesitan para enfrentar cada jornada.

Reivindicar los derechos de los adultos mayores más vulnerados en Iberoamérica fue el objetivo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en 1990 cuando institucionalizó el 1º de Octubre el Día Internacional del Adulto Mayor. Fecha no solo para celebrar, homenajear y felicitar, sino para hacer un recuento de los logros en la atención a estas personas y crear nuevos compromisos.

Pienso que cuidarlos, garantizarles una seguridad social, evitar su discriminación, maltrato y trabajo duro, es reconocerles su valor en la sociedad y a eso está encaminada la celebración y es cada día del almanaque.

Por un envejecimiento activo y participativo trabajan desde entonces para que ellos son continúen siendo el puntal de cada hogar, pero no realizando el trabajo más duro, ni tampoco estando desprotegidos, sino todo lo contrario: verlos como el ejemplo a seguir y entregarles mucho amor.

Y es que nuestros abuelos trasmiten a las nuevas generaciones tradiciones, amor, responsabilidad, educación y tantas otras cualidades en cada familia y en la sociedad, que merecen reconocimiento y respeto. Aún con estas edades cuidan de los nietos, realizan tareas hogareñas y hasta aconsejan a los más jóvenes.

Al ser Cuba es uno de los países latinoamericanos más envejecidos, la rapidez con que se ha transformado nuestra pirámide poblacional constituye una preocupación para los años futuros. De ahí que existen programas de atención especializada para lograr que el adulto mayor cubano tenga una vida plena.

A partir del año 1959, se comenzó un trabajo muy serio desde el punto de vista social, legislativo y de asistencia médica que garantizará la salud y la asistencia social para ellos y el disfrute de una vejez con óptima calidad de vida. Hogares de ancianos, casa de abuelos, el Sistema de Atención a la Familia y la Universidad del adulto mayor, que, por citar un ejemplo, este año graduó a más de 50 abuelos en la provincia, y estas son algunas de las garantías que en Villa Clara y en toda la isla tienen los adultos mayores.

Por estos días de pandemia se crean alternativas y se intensifican programas que lleven a que estas personas no salgan a las calles y mantengan un distanciamiento físico que evite el contagio. Acercarles los alimentos y los medicamentos a sus hogares y las sistemáticas visitan por parte de un personal sanitario calificado, figuran entre ellos.

El padecimiento de enfermedades de base en estas edades lo hacen vulnerables a la COVID- 19 y puede traerles hasta la muerte, por eso cuidarlos, protegerlos, es tarea de cada miembro de la familia cubana y de las instituciones, por lo que el Estado exige por ello.

El Primero de octubre Día Internacional del Adulto Mayor, la CMHW publicó un trabajo de la periodista Bertha Pulido Francia, con el título “Reportan 201 centenarios en Villa Clara” donde se actualiza la cifra de ese grupo etareo que se eleva, pues casi 185 mil personas rebasan los 60 años de edad, lo cual hace que esta región céntrica de Cuba sea una de las más envejecidas de la isla. Datos que le propició en una entrevista la doctora Martha Monzón al frente de la sección del adulto mayor en este territorio.

Dicho trabajo explica que, hasta el mes de julio, el municipio de Cifuentes desplazó a Placetas de la posición cimera en cuanto al mayor número de personas con 60 años o más. Ahora Cifuentes tiene el uno, con un 25, 4 por ciento de los adultos mayores, y le siguen Placetas y Quemado de Güines con un 25, 3.

Otro dato curioso de la colega es que la cifra de centenarios también aumentó. Villa Clara contaba en esa fecha con 201 personas con cien o más años de edad.

Villa Clara se prepara ante el envejecimiento poblacional ( otros datos del citado trabajo), y ya tiene 16 casas de abuelos; todos los municipios cuentan con instalaciones, aunque la de Ranchuelo hoy requiere de una inversión.

El número de hogares para prestar los cuidados a los ingresados en esas unidades suman 15. La esperanza de vida en el territorio de los hombres es de 77,7 y la de las mujeres se eleva a 81,3.  Y existen los recursos humanos necesarios en esos centros  para brindarle la calidad de vida que merecen.

De ahí que ese hace necesario que en esta nueva normalidad en que vivimos desde hace unos días, cada ciudadano que vive, transite o visite esta provincia cumpla con las medidas de protección establecidas para evitar otro contagio de la COVID -19, porque de no ser así, seguirían estos adultos siendo una diana certera para la enfermedad, y entonces mis vecinas Estrella, Ramona y María volverían a sentir el miedo del inicio de la pandemia y perderían la confianza que tienen, de vivir protegidas.


Eleonora María Flores Pedraza

Periodista Licenciada en Historia y Ciencias Sociales 1984, muestra interés por el periodismo y los problemas de la sociedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio se reserva el derecho de la publicación de los comentarios. No se harán visibles aquellos que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto o atenten contra la dignidad de una persona o grupo social.